El propósito de mis breves palabras, como cubano y profesor universitario holguinero, es buscar voces disímiles que se unan contra una ofensa que se materializó hace algunos días en internet.

Crece en las redes sociales la indignación de muchos internautas cubanos – de la isla y de otras latitudes- sobre la ofensa del mercenario Luis Manuel Otero Alcántara, quien se atrevió a ultrajar la bandera cubana. Primero, subió a facebook una foto en el baño, desnudo, con la insignia nacional en sus espaldas haciendo necesidades fisiológicas.

Como no le bastó fue a la playa, se bañó con la bandera, la introdujo en el agua, cual si fuera cualquier prenda, y la lanzó en la arena y se acostó sobre ella y, para más indignación, lo hizo con un short corto que poseía en sus tejidos la bandera de Estados Unidos.

Una afrenta que los patriotas cubanos no continuarán permitiendo.

Convoco a todo el que ame a la hermosa e invencible bandera de la estrella solitaria, más allá de creencias o afiliaciones políticas, a cada defensor del civismo, a manifestar su protesta con el objetivo de denunciar el ultraje de este personaje, al que ni siquiera alcanza el título de ciudadano.

Sobran las razones, cacareadas hasta la saciedad en redes sociales y muchos espacios en internet, para no permitir que este tipo de acciones se convierta en la imagen de nuestro país en esos escenarios.

Espero contar con el apoyo de ustedes para denunciar esta ofensa a la patria, que nos contempla orgullosa.

Atentamente,

Luis Ernesto Ruiz Martínez,
Profesor de la Universidad de Holguín.

Tomado de Visión desde Cuba